Biografia de san Vitores

Mártir español nacido en Cerezo de Río Tirón (Burgos) a principios del siglo IX (c.a 800) y decapitado en Quintanilla de las Dueñas (Burgos) a mediados del siglo IX (c.a 850). Fue sacerdote en la iglesia de Santa María de Villalba en su pueblo, durante la invasión musulmana de la zona en el siglo IX. Vivió 7 años como ermitaño en una cueva cerca de la localidad de Oña, coincidiendo con un periodo de dura represión musulmana de la zona. Tras este periodo, Vitores dejó la vida de ermitaño y se dirigió a su pueblo natal Cerezo de Río Tirón, sitiado en aquellos años y comenzó a predicar durante un largo tiempo, animando a sus vecinos a no abandonar la fe cristiana, y convirtiendo con sus palabras al cristianismo a muchos musulmanes, entre ellos Coloma, hija del rey Gaza. Fueron tantos los convertidos al cristianismo en la zona, y tal el aguante de los pueblos cristianos sitiados, animados por las palabras de este sacerdote, que Vitores resultó ser para los altos cargos musulmanes de la zona el principal enemigo, por lo que fue mandado capturar y asesinar. Fue capturado un día cuando se dirigía a predicar a la localidad de Quintanilla de las Dueñas. Lo ataron fuertemente y fue colgado en lo alto de un madero en forma de cruz enfrente de esta localidad con la intención de dejarlo morir ahí, para que sus vecinos viesen el final que les esperaba si no se rendían al islam. Desde esta cruz, Vitores siguió predicando, y animando al pueblo de Quintanilla a no perder la fe cristiana. Al tercer día de permanecer colgado, aún vivo y sin cesar en el empeño de predicar y alentar al pueblo cristiano, mandaron bajarlo del madero y darle muerte. Fue decapitado una mañana a finales del mes de Agosto. Hacia mediados del siglo IX, al poco tiempo de la muerte de Vitores, al no rendirse al islam los pueblos de la zona y al convertirse al cristianismo numerosos musulmanes tras las predicaciones del sacerdote, (y tras los hechos milagrosos que la tradición cuenta del santo y mártir), los pueblos de la zona quedaron libres del asedio al que estaban sometidos por los musulmanes. Los restos del Mártir, estuvieron enterrados en un sepulcro en la piedra, en una pequeña cueva cercana a Cubillas, término de Cerezo de Río Tirón, y posteriormente, en el siglo XV, fueron trasladados a un convento que mandaron construir los Condestables de Castilla en su honor, en la localidad de Fresno del Río Tirón, en donde se colocaron en una arca en un lugar preferente de dicho convento. Se cree que el nombre de “San Vitores” con el que es conocido hoy en día, se le dio progresivamente durante los dos siglos posteriores a su martirio, nombre que se cree que proviene del latín de la palabra “victoria” y/o “vítores” (alusivo a celebración o fiesta), tras representar el martirio del santo el final del asedio por parte de los musulmanes y la victoria final del Cristianismo en la zona de los pueblos limítrofes de la provincia de Burgos y La Rioja.

Fuente

San Vitores de Cerezo: Otra referencia más extensa sobre la vida, la tradición, la iconogrfía y el culto, con referencias bibliográficas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s