Testimonios de la apertura del arca:

(II) Estamos ante un hecho extraordinario, Juan M. Busto González, médico

Bueno, ahí van unos retazos de los momentos, sentimientos y experiencia de la apertura del Arca de los Restos de San Vitores, sin duda una fecha y unos actos únicos y muy enriquecedores, por sí mismos, y por todo lo que supuso superar ese reto, debatiendo ideas, proyectos, y compartiendo trabajo y distensión que a todos creo tanto nos ha enriquecido.

El pasado 2 de septiembre del año 2017, celebramos el Centenario de San Vitores, con un acto tan exclusivo que solo se repite cada cien años. La apertura de las Reliquias o arca que guarda sus restos.
En un acto sencillo, pero lleno de respeto y emoción, los allí presentes, Vicario de la Diócesis , Notario, Alcalde de Fresno de Río Tirón y demás representantes de las poblaciones romeras y de la Asociación Pueblos de San Vitores, creada, entre otros objetivos, para la organización de este Centenario, procedimos a abrir el Arca o Urna que custodia los sus restos–reliquias- y que sólo se abre cada centenario, para ver, comprobar y constatar que allí reposan sus restos, tal y como se recoge en el Acta de hace cien años.
Fueron variados y numerosos los restos óseos constatados. Entre ellos, húmero, cúbito, huesos del carpo y falanges, huesos pélvicos y frontales, etc. Al examinar estos restos, una serie de ideas y pensamientos contrapuestos se sucediero en la mente. De una parte, soy consciente de que estamos ante un hecho extraordinario que se sucede sólo cada cien años. De otra, veo, describo y enumero unos huesos humanos, bien conservados, que podrían corresponder a cualquier hombre o mujer. Que no tienen una seña de identidad aparente que les distinga de otro ser humano.
Y, sin embargo, son los restos de un Hombre (con mayúsculas) que pagó con su vida el ser consecuente con su estilo de vida, con sus ideas, con su Fe, y que en un acto de sublime valentía supo decidir y escoger la coherencia y el Ejemplo de Vida para todos, muriendo por sus ideas y principios, a vivir con la renuncia de los mismos.
​Esto es, pues, lo que para mí ha supuesto tomar parte activa en este acto. De una parte, el hecho de tocar, describir y clasificar sus restos, con la idea de que hasta dentro de cien años nadie volverá a repetirlo; y de otra, la interpelación de que estos restos que sostuvieron a un Hombre, ejemplo de vida, de coherencia, de entrega y desprendimiento, podrían ser los de cualquier mortal. Convirtiéndose así, en una llamada a ser capaces de ser ejemplo de valentía y coherencia.

​​​​Juan Miguel Busto González
Médico del Colegio de Burgos

Quintanilla San García Marzo 2018

Anuncios

Empresas patrocinadoras de la cata solidaria del 31 de marzo

Estas son las empresas de la zona que colaboran con sus productos para acompañar la cata de vinos del próximo día 31 de marzo organizada por la Asociación Pueblos de San Vitores en el centro cultural de Fresno de Río Tirón. Gracias a todos por vuestra colaboración.

Fresno de Río Tiron

Tormantos

Leiva

Leiva

Busto de Bureba

Cerezo

Testimonios de la apertura del arca:

(I) Emocionante experiencia para D. Alfredo Colmenarejo, notario

Todo comenzó un día de primavera de 2017. Me encontraba en mi despacho, en Belorado, cuando revisando mi agenda vi que tenía concertada una reunión con el Párroco de Fresno de Río Tirón, con el Alcalde del mismo pueblo y con los representantes de la Asociación de los Pueblos de San Vitores. Dicha asociación está destinada a:
– Velar por los intereses del Convento de San Vítores.
– Organizar festejos relacionados con la festividad de San Vitores, o aquellos de índole cultural que se realicen en el convento.
– Aunar esfuerzos para el mantenimiento del Convento de San Vitores.
– Promocionar el turismo del Convento de San Vítores y de los municipios representados o integrados en la Asociación.
– Promocionar el turismo de las ferias y romerías que alberga el Convento de San Vitores.
Fue grande mi sorpresa cuando me presentaron un acta de 1916, autorizada por uno de mis predecesores en el cargo de Notario de Belorado, hacía ya 101 años. En ella daba fe de la exhumación de los restos de San Vitores en su presencia, haciendo una descripción de lo allí acontecido. Los interesados me manifestaron su deseo de reeditar dicho evento un siglo más tarde. (Un siglo más un año, debido a la finalización de la rehabilitación del convento en 2017 y no en 2016).
En ese momento llevaba sólo unos meses en mi cargo, y me sirvió para darme cuenta de la riqueza de situaciones de la realidad en la que podemos ser requeridos para actuar los notarios. Algunas, con cierta frecuencia, por ejemplo, para dar fe de cómo se encuentra un inmueble mediante unas fotografías. Otras, totalmente excepcionales e irrepetibles, como fue presenciar la apertura de un arca con los restos de un Santo, para recoger en un documento público todo lo que captaron mis sentidos, dejando constancia de ello de forma indubitada y con el deseo de que un siglo después, mi sustituto en el cargo se lleve la agradable sorpresa que recibí yo esa mañana.
Agradable sorpresa, por no decir un gran honor, que se refleja en el gran respeto de la sociedad en la institución notarial, del que eres consciente cuando unos desconocidos desean que participes en un acto que fácilmente podrían haber realizado sin ti, y todo ello, como me manifestó Don Javier Riaño (coordinador del evento), con el objetivo de “dar seriedad al acto” y “que las cosas estén bien hechas”.
Es un hecho notorio que los notarios no nacieron hace siglos como consecuencia de una imposición legal, ningún gobernante crea esta institución, sino que derivan de una necesidad social, la necesidad de seguridad jurídica en el día a día, que se respete la palabra dada, el deber de no perjudicar a nadie, que cada uno reciba lo suyo y tener un vivir honesto.
Por lo tanto, no pude hacer otra cosa que aceptar el requerimiento para personarme a principios de septiembre de 2017 en el Convento de San Vitores, para elaborar el acta de presencia encargado, dando fe de todos los hechos recogidos en el mismo, que son públicos y notorios, y en particular la apertura del arca y de todo lo que en ella se hallaba contenido.
El día dos de septiembre fue sin duda uno de los más importantes y emotivos de mi vida, habría que sumarle que se trataba del día de mi primer aniversario de boda y además acudí al acto con mi esposa, mi hijo recién nacido, con sólo dos meses de edad, sin perjuicio del desplazamiento de mis padres y tíos para estar presentes en tan solemne acto.
La apertura del arca por parte del Vicario General de la Archidiócesis de Burgos, Don Fernando García Cadiñanos, nos deparó grandes sorpresas. Por un lado, exteriormente, la elaborada ornamentación de la misma, pero por otro las mayores sorpresas se encontraban en el interior, donde pudimos contemplar varios huesos y muchos fragmentos, como nos fue relatando Don Juan Miguel Busto González, médico y Alcalde del municipio de Quintanilla de San García. Además, se encontraban tejidos de la época, escritos y alguna alhaja, que dedujimos podrían ser otras reliquias depositadas en el arca del Santo. Cada uno de estos elementos, en mi opinión, dignos de ser estudiados de manera independiente por las repercusiones que pudiesen tener en la historia de la zona.
Emotiva fue la procesión hasta la explanada, en la que se escuchó misa y la posterior exhibición de los restos del Santo, especialmente venerado en los pueblos aledaños y que reconfortó a los naturales de los mismos.
En conclusión, para mí la participación en este acto fue un gran honor, como persona y como Notario. Me permitió implicarme más a fondo en las costumbres de la zona en la que ejerzo, y espero que reforzase la fe de los miles de personas que asistieron al acto ese día, o al menos que aumentase su cariño por ese Santo, patrón de tantos pueblos de esta tierra. Y por lo que a mí respecta, que quedasen con la sensación de” que las cosas estaban bien hechas y que se habían realizado con la seriedad que requería el momento”.

Alfredo Colmenarejo González
Notario de Belorado
17 de enero de 2.018

Romerías 2018

Ya está cerrado el calendario de romerías al convento para el presente año. Anotadlo en vuetras agendas. ¡Os esperamos!

5 de mayo-Leiva.
12 mayo-Fresno.
19 mayo -Tormantos.
26 mayo-Cerezo.
2 de junio-Castildelgado
9 de junio-Redecilla del Campo          10 de junio Casalarreina .
16 de junio-Quintanilla-San Garcia.
23 de junio- Belorado.

Sepulcro de San Vitores

Sepulcro de San Vitores

El edificio actual estilísticamente parece edificado a finales del siglo XVII o comienzos del siglo XVIII, probablemente correspondiendo a las reformas llevadas a cabo entre 1710 y 1716 que citan los cronistas franciscanos Hernáez de la Torre y Garay. Pero sobre el ingreso del lado norte hay un escudo labrado en alabastro con las armas de los Velasco (condestables) que, por sus formas, parece de la primera mitad del siglo XVI que estaría en un edificio anterior construido en tiempos de los condestables Iñigo y su hijo Pedro.

Donde la tradición y los textos de Andrés Gutiérrez de Cerezo y subsiguientes dicen que fue enterrado San Vitores hay una reja cerrando un espacio rectangular ( 2,14 x 1,13 x 2,23) a base de barrotes de sección cuadrada dispuestos en esquinazo alternando con otros torsos. Estos, en el frente largo izquierdo, se abren al centro para formar rombos de lados cóncavos en correspondencia con unas flores soldadas a la misma altura en los machones de los ángulos, también torsos. Ese lado se enriquece, como más importante, haciendo que los candeleros con aspecto de lirio que forman el coronamiento de toda la verja aquí vayan dispuestos sobre arcos trilobulados en conopio. Todo se completa con un friso corrido de chapa calada y dorada con una faja de cardinas ondulantes entre otras dos de arquillos con tracería de claraboya abajo y lises arriba, compartimentados por torrecillas. En los lados cortos hay sendos blasones de chapa. En fin, elementos característicos todos de la rejería castellana de los últimos años del siglo XV y primeros de la centuria siguiente (1475-1515).

La situación del cuerpo santo al lado derecho de la capilla mayor parece ser lo normal en los santuarios en esa época, tal como sucede en los relativamente próximos de Santo Domingo de la Cazada, de San Juan de Ortega o en el más lejano de San Formerio en Treviño y como estuvo Santa Casilda en su antiguo emplazamiento de la iglesia de San Vicente en Salinillas de Bureba.
Los tres primeros aparecen insertos en un templete o baldaquino, sistema que ya existe en el románico español, como sugieren los ejemplos de San Vicente de Ávila o San Ramón de Roda y acaso viene de más lejos. Tal edículo, aparte de resaltar la importancia del santo, facilitaría el rito de dar vueltas en torno al cuerpo santo, mediante el que se podían obtener beneficios espirituales por su intercesión, además de mantener a cierta distancia a los devotos, de manera que las prácticas antiguas de abrazar o tocar el cuerpo no contribuyesen a su deterioro.

Quizás se pretendió que esta reja sirviese de soporte a un pabellón con el mismo sentido pues, aunque al fin de la Edad Media son muy frecuentes las verjas resguardando los sepulcros de los manejos de los visitantes, como puede verse en los de Suárez de Figueroa en la catedral de la Calzada o en diversos de la catedral de Burgos o la Cartuja de Miraflores, éstas no suelen subir más arriba del sarcófago como sucede aquí.

Habría de decirse respecto a éste que parece posterior a la construcción de la reja, por lo que ha de suponerse que ésta fue desmontada para colocarlo y quizá alterada en su nuevo montaje. Éste es de tipo paralelepípedo rectangular con costaneras cóncavoconvexas lisas entre grada y entablamento moldurados rectos. No es tipología frecuente pero puede estar inspirado en modelos romanos de que existen ejemplos con ese perfil, aunque los que yo conozco vayan recubiertos de escultura, tal como el de Husillos, el hallado en el palacio de Blenheim o alguno de Anatolia. La forma no es frecuente en el renacimiento hispano, pero pueden citarse el del obispo de Almería Fernández de Villalan, de mediados del siglo XVI y, treinta años anterior, el del canónigo calceatense Fernando Alonso de Valencia, que parece reconstruido.
De todas formas, el sarcófago funciona más bien como brocal de la espelunca donde eligió enterrase san Vitores, pues le falta el fondo, seguramente para que pueda apreciarse ésta. Por el contrario, sus paredes aparecen cosidas en el borde de la superficie por una cuadrícula de grapas de hierro, probablemente destinadas a soportar el arca de las reliquias “moderna” o de madera.

José Gabriel Moya Valgañón
Académico correspondiente de las Reales Academias
de la Historia y De San Fernando.

Marzo 2018

Cata San Vitores 2018

 CATA VINOS INSTITUCIONALES DE LA BODEGA  LA GRAJERA

Inaugurada en 2011, la Bodega de La Grajera es un centro del Gobierno de La Rioja que desde su concepción como proyecto integrado dentro del Entorno Institucional de La Grajera (Laboratorio Regional, ICVV y otras dependencias administrativas),  conjuga en su planteamiento una triple función: la productiva y de investigación (I+D),  la institucional, y la  divulgativa del vino de Rioja.

Está ubicada en la Finca de La Grajera, a seis kilómetros de Logroño, en un entorno de viñedos, olivares y  zonas naturales como el Parque de La Grajera, muy adecuado para la utilización de todo el personal que quiera disfrutar de un entorno ecológico muy  singular, al mismo tiempo que conocer de cerca lo relativo a la producción de uva así como  los procesos de  elaboración del vino.

         Una bodega con tres funciones

Como se ha indicado en la introducción del presente informe, la Bodega Institucional de La Grajera está integrada por tres áreas claramente diferenciadas -la zona de producción e investigación, el área institucional y otra de servicios- que se interconectan entre sí y otorgan al edificio un carácter versátil y polivalente, que pretende atender las necesidades protocolarias, productivas y de divulgación del vino de Rioja.

         Área institucional

El edificio que asoma al pantano de La Grajera está ocupado por la llamada Zona Institucional. Consta de un amplio espacio de recepción, que también puede utilizarse como espacio expositivo, un salón de actos con capacidad para 100 personas y otras estancias con gran versatilidad de usos y un gran espacio de múltiples usos con acceso directo a la bodega.

         La producción e investigación

La bodega propiamente dicha cuenta con las zonas de recepción, clasificación y prensado; la sala de barricas y crianza, con capacidad para 250 barricas; y un almacén de producto terminado.

En la bodega se elabora el vino institucional del Gobierno de La Rioja, “Viña Grajera” y también está diseñada para realizar vinificaciones de bodega comercial con el objetivo de poder acometer los ensayos y proyectos de investigación enológicos relacionados con I+D que demande el sector vitivinícola.

VINOS A CATAR

1.- Tempranillo Blanco Cosecha 2017

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Blanco joven
  • Variedad de uva.- Tempranillo Blanco
  • Temperatura de servicio.- 10 – 12 ºC.
  • Grado alcohólico.- 12, 7 º
  • – 3,3
  • Tipo de crianza.- Sin crianza, fermentación controlada en depósito de inox.

Este vino es el resultado de la experimentación vitícola y enológica, con una “nueva variedad” Tempranillo Blanco, procedente de una mutación natural y que se encuentra dentro del Proyecto de mejora de las variedades minoritarias autóctonas. Se dispone de 1 Ha cuyo principal objetivo es la multiplicación de yemas para la entrega a viveristas y viticultores interesados en su plantación.

La elaboración se realiza con vendimia manual en cajas que van directamente a prensa, maceración de 4 horas en ambiente inerte, pasando a depósito para desfangado estático, después de 24 horas, se fermenta   en depósito de 5.000 litros de acero inoxidable con temperatura controlada.

Nota de cata.-

Color amarillo verdoso.

Gran intensidad aromática; olfato elegante y fresco, aromas agradables de fruta, manzana, cítricos y macedonia.

Estructura media, sabor untuoso, aterciopelado al mismo tiempo que suave y ligeramente ácido

Se percibe acidez inicial  con un   postgusto envolvente y glicerico.

2.- Blanco Reserva Cosecha 2013

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Blanco Reserva
  • Variedad de uva.- Tempranillo Blanco 100%
  • Temperatura de servicio.- 14 – 15 ºC.
  • Grado alcohólico.- 13, 4 º
  • Tipo de crianza.- Clásica de rioja con barricas de roble francés y americano al 50%
  • Tiempo de crianza.- 3 años en barrica, resto en botella

Este vino blanco se ha elaborado tomando como referencia enológica los vinos blancos tradicionales  de Rioja de larga crianza en barrica, y que en la actualidad, solamente se puede encontrar en  unas pocas bodegas que lo elaboran para larga guarda.

La fermentación alcohólica se efectúa en depósito de inox, pasando a barricas  (50 % roble francés y 50% roble a mericano) en donde realizan la fermentación maloláctica, y manteniéndose el vino posteriormente durante tres años, finalizando el envejecimiento en botella.

Nota de cata.-

Es un  vino muy particular, al que su largo tiempo de oxireducción confiere unas características singulares: presenta un color amarillo intenso, con  una tonalidad que va evolucionando  de un intenso color dorado al ámbar,  ligeramente evolucionado. Los aromas tienen los recuerdos de la uva madura y el roble; es  de nariz fina y compleja, y evoluciona a tonos melosos finos y perfumados.

En boca es suaves, consistente, finos, complejo y desarrolla una evolución del afrutado que le hace único, muy redondo y con sensaciones persistentes.

Paladar balsámico, estructurado y con gran volumen en boca. En retrogusto aparece la fruta con una ligera sensación ácida.

3.- Rosado ECO Cosecha 2016

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Rosado Ecológico
  • Variedad de uva.- Clones de Garnacha de producción ecológica
  • Temperatura de servicio.- 10 – 12 ºC.
  • Grado alcohólico.- 12, 5 º
  • – 3,3
  • Tipo de crianza.- Sin crianza, fermentación controlada en depósito de inox.

Este vino es también el resultado de la experimentación vitícola y  enológica, de una colección 16 de clones comerciales de  la variedad garnacha, procedentes de diferentes regiones vitícolas de Francia y España

La elaboración se realiza con vendimia mecanizada  prensa, maceración de 4 horas en ambiente inerte, pasando a depósito para desfangado estático, después de 24 horas, se fermenta   en depósito de 5.000 litros de acero inoxidable con temperatura controlada.

Nota de cata.-

Color rosa pálido con matices coralinos brillante y limpio.

Aroma afrutado que recuerda a la sandía y cereza con un toque avainillado.

En boca se percibe una suave acidez inicial con fruta envolvente y postgusto afrutado, suave y ligeramente ácido

Vino armónico, equilibrado con volumen, largo y retrogusto agradable

4.- Tinto  Crianza Cosecha 2015

Este vino representa la manera tradicional de entender el sistema de elaboración de los vinos con crianza  de Rioja. La viña de donde procede,  tiene  40 años de edad.

Las variedades son:70% Tempranillo, 20% Graciano y 10% Mazuelo

Se vendimia en pallots con selección de la uva en campo.

Elaborado en depósito de 10000 litros de acero inoxidable mediante el sistema tradicional. Descubado a los 14 días.

Las barricas utilizadas son de tostado medio, 50% Americano, 50% Francés,  nuevas en el primer trasiego  y seminuevas en los siguientes.

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Tinto Crianza
  • Variedad de uva.- Tempranillo 70 %; Graciano 20 %; Mazuelo 10 %.
  • Temperatura de servicio.- 18 ºC.
  • Grado alcohólico.- 13, 7 º
  • Tipo de crianza.- En barrica y botella
  • Tiempo de crianza.-18 meses de barrica y resto en botella

Nota de cata.-

Color granate intenso con ribetes rubí propios de la crianza en roble, la nariz es intensa y compleja; la fruta de las variedades, se combina con los aromas terciarios de la elaboración y con los especiados, balsámicos y torrefactos procedentes de la madera; el sabor es su punto fuerte, estructurado, redondo y carnoso, a la par que fino, sedoso y elegante; el retrogusto es complejo, largo y muy agradable. El equilibrio entre el grado, la acidez, y los taninos lo hacen muy fácil de beber, de  gran personalidad y elegancia.

5.- Tinto  Reserva   Ecológico Cosecha 2013

La particularidad de este vino es que procede del resultado de un proyecto de producción ecológica. La elaboración  se realizó con la  uva de una parcela de 45 años de edad, y en  cultivo ecológico; se encubó en un depósito de 10.000 L por el procedimiento de despalillado, partiendo de unos datos iniciales de:  1097 de densidad,  grado probable de  14,  pH de  3,63  y acidez  total   de 6,46 g/l.

La vendimia se hizo de forma manual en pallots de 180 kilos, pasando por una mesa de selección en donde se eliminaron los racimos en malas condiciones previamente al encubado.

Descubado a los 12 días.

Trasegado a barrica  permaneciendo el primer año en roble nuevo en donde se realizó la fermentación maloláctica.

Trasegado a barricas seminuevas de roble americano donde permaneció otros 6 meses.

Crianza:

12 meses en barrica nueva (50 % Allier, 50% Oregon)

6 meses en barrica seminueva de roble americano

Variedad: 100% Tempranillo (ecológico)

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Tinto Reserva de producción ecológica
  • Variedad de uva.- Tempranillo 100 %.
  • Temperatura de servicio.- 18 ºC.
  • Grado alcohólico.- 14 º

Nota de cata.-

Color morado intenso, de gran capa, poco evolucionado, brillante y con tonos vivos.

Aroma complejo, se mezcla la fruta madura con matices minerales, aparece la madera de forma difuminada, se nota la preponderancia del vino sobre la barrica, curiosamente aparecen mezclados aromas primarios de fermentación con ligero bouquet  de la crianza.

Es un vino con cuerpo, muy estructurado, carnoso; en ataque da una  sensación ácida suave que se apaga en vía  retronasal, apareciendo posteriormente un carácter vinoso intenso y ligeramente astringente con mucha persistencia gustativa.

6.- Tinto  Reserva Especial  Cosecha 2013

Este vino es también el resultado de la investigación vitícola, es el proceso de recuperación de variedades minoritarias, en este caso la Maturana Tinta con un  sistema de elaboración con crianza de los típicos de Rioja. La viña de donde procede,  es de la Colección de Variedades Minoritarias, recuperadas en los últimos 20 años.

La variedad es 100% Maturana Tinta, sinonimia de la casis extinta variedad francesa Castets

Se vendimia en pallots de 200 kg con selección de la uva en campo.

Elaborado en depósito de 10000 litros de acero inoxidable mediante el sistema tradicional. Descubado a los 14 días.

Las barricas utilizadas son nuevas de  tostado medio, 20% Americano, 80% Francés.

  • Indicación geográfica.- Denominación de Origen Calificada Rioja. Finca La Grajera
  • Tipo de vino.- Tinto Reserva
  • Variedad de uva.- 100 % Maturana Tinta.
  • Temperatura de servicio.- 18 ºC.
  • Grado alcohólico.- 14, 2 º
  • Tipo de crianza.- En barrica y botella
  • Tiempo de crianza.-20 meses de barrica y resto en botella

Nota de cata.-

Color.- Color granate intenso con tonos rubí en el ribete de la copa, propios de la crianza en roble.

Aromas.- Potente en nariz,  aromático con un ensamblaje perfecto entre el afrutado propio de la variedad con matices de frutas negras, los aromas de la elaboración, y los torrefactos de la madera.

Sabor.- En boca es un vino muy complejo, corpulento, persistente y con una larga salida en boca. El equilibrio entre el grado, la acidez, y los taninos lo hacen muy fácil de beber con gran personalidad y elegancia.

Juan Bautista Chavarri Mardones, enólogo